En Chetumal la Alegoría al Mestizaje, el Obelisco, y la Escuela Belisario Domínguez, son los iconos que sostienen la esencia del pueblo

Estos  monumentos, además de tener las marcas de muchos soñadores mexicanos, también están llenos de esperanza, representan un Quintana Roo donde las ideas podían ser materializadas para desarrollar un estado en aras de ser un punto estratégico en toda Latinoamérica.

PRIMARIA BELISARIO DOMÍNGUEZ

Fecha de inauguración: 29 de abril de 1939

El “Teatro al Aire Libre”, fue destruido en septiembre de 1955 por “Janet”.

El primer gran icono de esta pintoresca ciudad es la escuela primaria “Belisario Domínguez”, hoy Centro Cultural de Bellas Artes, cuya construcción inició en 1936.

El arquitecto de la obra fue Rómulo Rozo, escultor colombiano integrante de la Expedición Científica Mexicana.

Como para sentirnos orgullosos, es uno de los primeros edificios de concreto que se construyó en la entidad y es considerada la primera escuela en el estado de Quintana Roo.

La edificación, que se erige como uno de los monumentos más representativos de la capital, ha resistido el paso del tiempo y el embate de diversos acontecimientos, como si dijera que quiere estar ahí por siempre.

Por ejemplo, el 18 de mayo de 1932, viejas rencillas entre maestros causaron un incendio, destruyendo gran parte de la escuela; varios meses estuvo cerrada, para ser reparados los daños que sufrió en su estructura, pero siguió en pie.

Ha sido golpeada por fenómenos na-turales, como el huracán Janet, que la lastimaron, y aunque ha tenido que ser restaurada, los habitantes no han dejado que se pierda por ser parte importante de su esencia.

Hoy en día, aunque con diferente uso, se mantiene como uno de los grandes edificios de la historia chetumaleña.

OBELISCO

Año de inauguración: 1943

Se ha mantenido en pie tras resistir el embate de tres huracanes: “Janet” en 1955, “Carmen” en 1974 y “Dean” en 2007.

Ubicado en la Explanada de la Bandera de Chetumal, reposa este obelisco, uno de los símbolos más emblemáticos.

La edificación está dedicada a la bandera, haciendo alusión a la fundación de la ciudad y a la patria.

Es el primer monumento construido en la capital, y representa también, la modernización de la misma.

Inaugurado en la administración de Rafael E. Melgar, cuenta con un reloj en cada uno de sus lados, siendo el primero de su tipo, traído por el general Ignacio A. Bravo y colocado en Santa Cruz de Bravo; cuando esta ciudad fue devuelta a los mayas, el reloj se trasladó a Payo Obispo.

Como ícono de la capital se mantiene de pie, e igual que los tres anterio-res, aún cuando ha sido embestido por varios fenómenos naturales y el paso del tiempo, sigue ahí, recordándole a cada generación lo que significa ser chetumaleño.

En 2015, el ex gobernador Roberto Borge Angulo mandó a colocar los nombres de siete gobernadores constitucionales, incluyendo el suyo. Lo que causó malestar entre la población, finalmente los nombres fueron retirados

ALEGORÍA AL MESTIZAJE

Fecha de inauguración: 1 de abril de 1981

Cuenta la leyenda que fue en este lugar donde se dio el primer mestizaje del continente americano.
Carlos Terrés fue el creador de esta grandiosa obra.
Realizó estudios y experimentación sobre la recuperación de la piedra artificial denominada Terroca (roca de terres), con la que está hecha el monumento

Durante la administración de Jesús Martínez Ross, un gobernador con visión a futuro, se inauguró el monumento, que permanece firme en una zona comercial importante para Chetumal.

Un caracol sobresale en esta escultura que simboliza la unión de dos razas, dando origen al primer mestizo nacido en el continente americano.

Se trata de “Alegoría al Mestizaje”, localizado en la Avenida de los Héroes, esquina con Mahatma Gandhi.

Una escultura creada en terroca y concreto armado, cuyas imponentes dimensiones son de 35 metros de ancho por 19 de altura.

Carlos Terrés fue el creador de esta monumental obra, previamente realizó estudios y experimentación sobre la recuperación de la piedra artificial denominada terroca (roca de terres), en su propio taller-estudio en Lagos de Moreno en 1980.

Este símbolo ha tenido señales de rapiña, ya que desde el año 2010 no cuenta con la placa que testimoniaba su inauguración, aún así permanece erguido en el corazón de Chetumal.

Cuenta la leyenda que fue en este lugar donde se dio el primer mestizaje del continente americano, cuando Gonzalo Guerrero, de origen andaluz, sobrevivió, junto con el fraile Jerónimo de Aguilar, al naufragio de su embarcación frente a las costas de la península. Guerrero llega posiblemente como prisionero  a la región, y termina  casándose con la princesa maya Zazil Há, con la que procrea hijos, dando inicio al mestizaje de América  hispana.